• Inicio
Cargando...
Un compendio de posibles infracciones de este artículo del Código Penal.

- Pulsar aquí para ver el artículo –


El islam NO es una religión de paz aunque lo diga el Papa


lunes, 5 de octubre de 2015

« SIN COMENTARIOS - Pulsar para comentar»

¿Por qué se sigue defendiendo que el islam es una religión de paz cuando en La Meca, el centro religioso mundial del islam, se sigue pidiendo a Alá que envíe el sufrimiento y la muerte contra los cristianos y se adoctrina en ese sentido a los musulmanes de todos los rincones del mundo.

Desmintiendo todo lo que nos quieren hacer creer tanto por parte de los musulmanes, como desde la izquierda y hasta por el mismo Papa Francisco (*), en el Vaticano musulmán los rezos piden para los cristianos y los judíos que Alá nos prepare una muerte violenta y nos proporcione martirio y angustia, además de otros sufrimientos.

Cuando se dice que el islam predica la paz y que los terroristas son radicales lejos del verdadero islam es mentira.

EL VERDADERO ISLAM ES EL QUE VEMOS EN LA MECA Y ESTE VIDEO LO PRUEBA:


Fuente del video: Web judía “Halaja Diaria”



(*) - Pulsar sobre el enlace:



Leer más »


La antigua jueza Carmena – 2ª parte


sábado, 11 de julio de 2015

« SIN COMENTARIOS - Pulsar para comentar»


Frases célebres:
“Si prometen una cosa y hacen otra, se acerca su bancarrota”
Gotión.- (profeta español - siglo XXI)


El periódico ABC desvela que en menos de un año como juez decana logró que en 1994 se ejecutaran hasta 36 lanzamientos diarios y alardeó de haber duplicado los desahucios en Madrid. Ahora, de la mano de los anti-desahucios es elegida para que desde el Ayuntamiento paralice los desahucios. Cuando son los perroflautas los que deciden, puede suceder cualquier cosa y la contraria, siempre bajo un paraguas ético y sin despeinarse. Por aquí no pasa nada, tragan con todo.

En 2015, Manuela Carmena ha llegado a la alcaldía de Madrid gracias (aparte del pacto con el PSOE del mentiroso Antonio Miguel Carmona) a su compromiso de oponerse a los desahucios. Veinte años antes, la juez de izquierdas presumía de haber conseguido en Madrid duplicar el número de desahucios.

El diario ABC publicaba este 10 de julio de 2015, una investigación sobre los años en que Carmena fue juez decana de Madrid. Según los datos recogidos por el periódico, cuando Carmena llegó al decanato, en 1993, el mayor número de lanzamientos era de 18 diarios; en un año, ella y su mano derecha, Marta Higueras, pusieron en marcha doce comisiones judiciales para encargarse de los desahucios cuando antes sólo había una, de modo que hubo días laborales en los que en Madrid se produjeron 36 lanzamientos.

Otra de las actuaciones de Carmena como juez decana fue la reducción de los tiempos de tramatación de estos procesos. Unos antecedentes ejemplares para quien ahora quiere hacer todo lo contrario.

El periódico publica un editorial, 'Doble rasero con los desahucios', en que reprocha a la actual alcaldesa de Madrid sus "contradicciones" para conseguir votos.

El tiempo demuestra que en política todos los cargos públicos son rehenes de su pasado y de sus contradicciones. La primera edil madrileña, Manuela Carmena, fue decana de los Juzgados de la capital en los años noventa. Durante su primer año en esa responsabilidad, duplicó el número de personas desalojadas a diario por impagos de hipotecas y alquileres.

Marta Higueras, su actual mano derecha en el Consistorio, fue también su estrecha colaboradora como coordinadora del departamento de notificaciones y embargos de los Juzgados, y se ufanaba de haber agilizado tanto los desahucios que llegaron a ejecutarse en apenas diez días.

Lo exponía como criterio de eficacia y presumía de haber actualizado en tres meses más de setecientos expedientes atrasados, con sus correspondientes expulsiones de viviendas.

Es más, al llegar Carmena a los Juzgados, había doce comisiones judiciales encargadas de los desahucios, pero solo funcionaba una. La entonces decana reactivó con urgencia las otras once. A fin de cuentas, cumplía la ley. Y no sería motivo de reproche alguno si no fuera porque ahora, como líder de una marca blanca de Podemos y alcaldesa, propone medidas muy diferentes que nunca contempló ni aplicó como juez. Moratorias de los bancos y acreedores, alojamientos temporales en hoteles, cesión de viviendas para fomentar alquileres sociales... Es el espíritu de una flagrante contradicción.

La situación extrema de un desahucio suele ser desgarradora, y humillante en muchos casos. Pero el doble rasero moral de la izquierda radical no puede ser una coartada para manipular los dramas ciudadanos, ni argumento electoral para su utilización ventajista.

Carmena hizo exactamente lo contrario de lo que ahora defiende. Con los desahucios, el populismo ha fomentado una falacia como promesa con tal de conseguir votos y acaparar poder.

Pero esta señora, que nunca debió llegar a jueza, no hace más que seguir el secular guión de la izquierda: Buenas palabras y promesas hasta tomar el poder. Después sectarismos y bajezas y sin dejar de joder.

Les incluyo más abajo algunos enlaces con ejemplos de lo que han hecho socialistas y comunistas respecto a los desahucios. Todos ellos capitanes de la justicia social.

Como español de a pie, me siento humillado y lesionado en mi dignidad de ciudadano español por el menosprecio que muestran hacia nosotros y nuestra inteligencia los políticos de la nueva casta que nos engañan cada día como se demuestra con sus actitudes y las contrarias, según convenga a los intereses del momento.

Por considerar que fomentar los desahucios y más tarde ostaculizarlos, sin dejar de mantener en alto la misma bandera y puño cerrado, es un acto de desprecio al buen juicio, criterio y razón de los españoles, considerándolos unos meros contribuyentes incapaces del mejor discernimiento y sometidos a su mejor juicio y sabiduría, que le permite estar por encima de la simple ciudadanía, considero que Manuela Carmena está incapacitada para ocupar un cargo público con poder de decisión dado que carece de la coherencia, objetividad e imparcialidad exigibles.

En consecuencia, entiendo que la exjueza Manuela Carmena presuntamente infringe el artículo 510-2ª del Código Penal por cuanto su actitud tiene de menosprecio hacia el ciudadano español, al que considera tonto, salvo que la voten.



Para saber más:

– Rubalcaba hablemos de desahucios
– Desahucios-1
– Desahucios-2



Leer más »


¿En que manos estamos?


miércoles, 1 de julio de 2015

« COMENTARIOS»


¿Merecemos que nuestra cultura sea gobernada por indivíduos como este?
Pulsar sobre las imagenes para ampliar

Este sujeto con apariencia de musulmán es Guillermo Zapata, el que ha demostrado más de una vez su miseria moral difundiendo públicamente comentarios que lesionan la dignidad de víctimas del terrorismo y la barbarie, haciendo exhibición de una altura moral tan escasa que lo inhabilita para representar a los ciudadanos de bien. Solamente los perroflautas y la izquierda más miserable que lo defienden pueden justificar como un chiste esos comentarios tan indignos.

Gañanes políticos como este, ansiosos de subirse al carro de la casta que tanto critican para asegurarse una paga a costa de los que pagan impuestos –perroflautas excluídos– no pueden llegar a la política bajo la bandera de la ética, la renovación moral y la ejemplaridad.

Semejante fisonomía, fácilmente identificable con la estética musulmana, induce a pensar si Zapata no será uno de esos conversos al islam que mantienen discretamente su afiliación para no perjudicar su “carrera” política, tal como se dice de Gaspar Llamazares. Vaya usted a saber. En cualquier caso, sea o no sea –es libre de serlo– si enseñan esta foto en cualquier lugar del mundo le dirán que es un musulmán, aunque sólo lo parezca por su aspecto. Pero insisto, hablo de apariencia –elegida por él– y no afirmo que lo sea.

Allá él con sus creencias, aunque desde el momento en que ocupa un cargo público hay cuestiones que sobrepasan el ámbito privado y la ciudadanía que va a beneficiarse o sufrir sus decisiones tiene derecho a saber tanto si es musulmán como si odia a la Iglesia o no le gusta la cultura española, así que debería haber una interpelación para que aclarase su identidad religiosa, de forma que los ciudadanos podamos valorar si su gestión es neutral o sectaria y, en definitiva, si va a respetar o diluir nuestras raíces cristianas, una herencia secular y nacional que todo responsable de Cultura debe respetar por encima de cualquier otra influencia. De momento, ha dejado testimonio gráfico de su menosprecio y ánimo de ofensa a los cristianos.

Como todo el mundo, Zapata se viste según sus ideales y personalidad y aunque por el momento su apariencia sugiere interrogantes, en relación con la religión cristiana no caben dudas. En la siguiente foto luce una cruz que contiene una mofeta, en una camiseta cuyo color mierda también tiene su significado. ¿Pueden darse interpretaciones inocentes a ello? Lo que transmite no es otra cosa que la Iglesia y la cristiandad apestan, ese y no otro es el motivo de la mofeta dentro de la cruz y ese es el mensaje de odio y repulsa hacia los cristianos que quiere dar.

Este tipo no tiene arreglo y sus excusas sobre hechos anteriores quedan desmentidas ahora. No respeta nada y no se trataba de un eventual chiste sino de toda una actitud continuada hasta la actualidad, justamente hasta que ha querido comer la sopa boba estatal.


Zapata con las listas de las últimas elecciones que le hicieron concejal.
Luciendo esa camiseta ¿será un ecuánime servidor público de todos?

En la imagen Zapata exhibe las listas de las recientes elecciones que le hicieron concejal. Pero ello demuestra que los despreciativos comentarios por los que ha sido imputado no son cosa del pasado sino que su escasa ética y nulo respeto siguen vigentes.

Zapata ha sido imputado por el juez Santiago Pedráz de la Audiencia Nacional por entender que sus comentarios en Twitter podrían ser constitutivos de un delito de humillación a las víctimas pues entrañan "descrédito, menosprecio o humillación" de las mismas. Este delito aparece tipificado en el artículo 578 del Código Penal, ubicado en la sección “De los delitos de terrorismo”, dentro del capítulo VII - “De las organizaciones y grupos terroristas y de los delitos de terrorismo”. Este artículo 578 dice textualmente:

"El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años.”

Igualmente, el artículo 510 abunda en los delitos de discriminación, odio y violencia contra personas o grupos por razones antisemitas, lo cual afectaría al comentario sobre los judíos. A partír del próximo día 1 de julio entrará en vigor un texto mucho más amplio y restrictivo donde se castigará a quienes lesionen la dignidad de las personas mediante acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito de cualquier grupo o persona por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.

Por su parte, la impresentable ex jueza Carmena, en pocos días ha demostrado la realidad de sus falsas promesas de ejemplaridad y finalmente tendremos que sufragar el sueldo y los gastos de este indeseable protegido por Carmena, a menos que sea condenado. Un hecho irrelevante aún en el caso de que una justicia sectaria no quisiera reconocer los delitos, ya que hay suficientes pruebas de la categoría personal del interfecto, reprobables aunque fuera un humorista profesional y los hechos sean antiguos.

Por su evidente menosprecio y humillación hacia las víctimas del Holocausto y el terrorismo y hacia lo que representa la Cruz, Zapata –además del art. 578 relativo a las víctimas– infringe el artículo 510 del Código Penal por su desprecio a los cristianos, así que se le aplique la Ley sin eximente alguno.

Una triste y utópica exigencia ya que Irene Villa, la víctima protagonista de los insultos denunciados ya se ha manifestado oficialmente otorgando su perdón al presunto delincuente. "Disculpas aceptadísimas y perdonado está", afirma en un loable pero equivocado mensaje. El problema es que cuando el juez Pedráz le tome declaración proximamente y declare no sentirte ofendida, anulará la imputación a Zapata y todo sera gratis.

Si la ofendida no se considera ofendida y el ofensor afirma no querer ofender, el juez Pedráz ya tiene los argumentos para dejarlo todo en casi nada, algo que se veía venir desde que impuso una desorbitada fianza a los denunciantes para evitar que se personasen. Seguimos dando facilidades para que insulten, desprecien y agredan verbalmente desde esa izquierda tan poco respetuosa con los demás que venía a ejemplarizar la política. Mejor el silencio que la benevolencia con quien no lo merece. El buenismo nos pierde.

Muchos estamos hartos de esa izquierda payasa y provocadora, incapáz de convivir respetuosamente y cuya ejemplaridad no pasa del papel y los discursos para ilusionados imbéciles boquiabiertos de admiración y falsas esperanzas de mejora.

Su altura moral tiene la misma profundidad que un charco.


Leer más »


¿El islam infringe el nuevo Código Penal?


martes, 30 de junio de 2015

« SIN COMENTARIOS - Pulsar para comentar»


Ningún “infiel” hace esto con las mezquitas
pero los musulmanes sí lo hacen con las iglesias.
¿Esos musulmanes actúan vulnerando el Corán?


Para dejar definitivamente claro si el islam es pacífico y no debemos oponernos a su bondadosa, tolerante y fraternal invasión, desechando cualquier sentimiento de recelo y aceptando confiadamente todo cuanto significa esa religión de paz, hay dos preguntas esenciales sin respuesta. Mejor diré sin respuesta oficial, porque la respuesta está al alcance de todo aquel que la quiera ver y quienes hayan leído los artículos anteriores ya la tienen:

¿Algunos de los contenidos del Corán vulneran nuestro Código Penal?

¿Los musulmanes “radicales” vulneran el Corán cuando persiguen cristianos?

Más adelante, surjirán otras dos preguntas:

¿Somos todos iguales ante la Ley o los musulmanes están a salvo del art. 510?

¿Se aplicará el art. 510 al islam o sólo a los españoles que inciten al odio hacia los musulmanes?

Y a estas dudas añado una última: ¿Se incita al odio cuando se cuestiona el pacifismo del islam basándose en sus propios contenidos o hay que callarse y disimular para que no se ofendan quienes profesan una religión que incita al odio contra nosotros, los no musulmanes? ¿El presente artículo puede ser denunciado por islamófobo e infringir la ley?

La ignorancia es muy atrevida y todo es posible, pero se lo habrían de pensar porque abrirían la caja de los truenos en varias direcciones. Aunque quizás sea eso lo conveniente y airearlo hasta que la ciudadanía llegue a tomar conciencia del problema contribuya a terminar de una vez con mecenazgos injustificados y falsas posturas democráticas.

Ya está bien de hipocresías y ya están haciendo falta medidas exigiendo, por ejemplo, una declaración jurada donde los musulmanes acogidos renuncien a todos aquellos artículos del islam que puedan infringir las leyes españolas, del mismo modo que en otros países –democráticos y civilizados– se exigen similares compromisos que no tienen otras miras que hacer cumplir las leyes sin excepciones.

¿Cuál es el inconveniente que impide que aquí se exija el compromiso de cumplir la Constitución y leyes españolas? Pues porque, además de que nuestros políticos son muy temerosos o muy cómplices con el islam no se puede ser musulmán a la carta, esto me gusta y esto no me gusta del Corán y no lo acato ni cumplo.

Mañana entra en vigor la nueva redacción de algunos artículos del Código Penal (C.P.), entre ellos el artículo 510 relativo a la incitación al odio que, en principio, debía proteger a los musulmanes contra la islamofobia.

Pero ha resultado una trampa para ellos por cuanto su redacción presuntamente convierte al Corán, definitiva e irremediablemente, en un libro que infringe nuestras leyes en algunos de sus contenidos y, consecuentemente, punible junto con algunos otros mandatos islámicos que públicamente fomentan, promueven e incitan directa e indirectamente al odio, hostilidad, discriminación y violencia contra los infieles y, en algunos casos, contra la mujer. Es evidente y probado que el Corán contiene versículos presuntamente delictivos conforme a las leyes penales y los derechos humanos vigentes.

Al islam nadie se atreve a calificarlo como corresponde por miedo a sus represalias. Y quienes generan tal miedo no pueden ir presumiendo de pacíficos ni pretender convencernos de ello aún mostrando su cara más amable, moderada y tolerante. ¿Hay por ahí algún valiente que no tenga miedo a posibles represalias si alguien en el mundo islámico –incluso un musulmán moderado– se siente ofendido por algo dicho o escrito o tan simple como una caricatura? Esta realidad no se corresponde con una religión de paz y no resiste comparación alguna con otras religiones. ¿Alguien tiene miedo a los cristianos, budistas o mormones?

Pero antes de seguir, que quede claro: Una parte de los mandatos coránicos nunca han sido compatibles con nuestras leyes a pesar de haber sido tolerados y haberse hecho la vista gorda, pero ahora con la modificación del artículo 510 del Código Penal resulta muy ostensible que muchos versículos del Corán infringen todavía más claramente la ley y se hace ineludible aplicarla.

El Corán discrimina y divide el mundo en dos, el de los creyentes y el de los infieles. Así, cuando en alguno de sus versículos se dice “Matadles donde quiera que los encontréis…” no se refiere a otros que a los infieles, los no creyentes musulmanes.

Del mismo modo, el Corán infringe el art. 510 del C.P. por cuanto lesiona la dignidad de las personas cristianas mediante acciones que entrañan humillación, menosprecio y descrédito, tal como se desprende de los versículos y hadices que amenazan e incitación al odio y la violencia contra ellos.

El Gobierno lo ha dejado claro en más de un párrafo. También cometerán delito quienes incumplan el apartado 1-b) del artículo 510, que estipula: «– Serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses: Quienes produzcan, elaboren, posean con la finalidad de distribuir, faciliten a terceras personas el acceso, distribuyan, difundan o vendan escritos o cualquier otra clase de material o soportes que por su contenido sean idóneos para fomentar, promover, o incitar directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo…», en este caso, los cristianos.

Todo eso constituye un delito, con independencia de que se practique o no, ya que según la ley española basta con incitar a ello.

Con el artículo 510 del Código Penal en la mano, las autoridades españolas responsables de que se cumpla la Ley, esas mismas autoridades que se la cogen con papel de fumar cuando se trata de examinar opiniones que pudieran herir la sensible honorabilidad de algunos, deberán adoptar con la misma sensibilidad las medidas que correspondan para que el Corán no sea públicamente exhibido en España por tratarse de un libro que claramente incita al odio y la discriminación e infringe por ello nuestras leyes. Y no puede argumentarse que los musulmanes residentes en España no asumen ni practican tales mandatos.

No importa si se cumplen o no, se trata de un contenido inadmisible que si tuviera otra procedencia ya habría sido prohibido y de no imponerse nuestra legislación al colectivo musulmán, se incurriría en un trato de favor que desmentiría la afirmación de que la Ley es igual para todos. ¿Por qué hemos de permitir a los islamistas lo que no se permite a otros?

Hacer caso omiso de cuanto desde la Justicia se acaba de legislar, podría convertir en prevaricador a más de un responsable de aplicar las leyes.

Así que elijan: Todos somos iguales ante la Ley o impunidad y prevaricación. La justicia tiene la palabra. Yo me limito a exigir que se cumpla la Ley allí donde no se cumple.

O eso o la derogación del artículo 510, o una nueva modificación que lo haga light.

Un grave dilema para los desatinados legisladores responsables del embrollo.


Leer más »


¿El Estado Islámico mata siguiendo el Corán? – 5ª parte


lunes, 29 de junio de 2015

« SIN COMENTARIOS - Pulsar para comentar»

Los asesinos siempre son musulmanes que dicen
obedecer al Corán exterminando a los infieles.
Sus versículos refutan que sea una religión de paz.

- La incitación al odio es un delito. La difamación también.
Pero cuando se revelan las consignas más crueles del islam
no se incita al odio, sólo se previene contra el mal que nos
acecha usando una legítima defensa a que tenemos derecho.
Tampoco se difama al islam cuando lo que se citan son sus
propias palabras. Son ellos los que amenzan y no nosotros.
Son ellos -su Corán- los que incitan al odio contra nosotros.
Nadie sino ellos mismos incitan al rechazo de sus acciones.
Ni incitar al odio ni difamar al islam es la intención de este
Blog, solamente dar a conocer lo que se oculta con malicia
para aparentar que el islam es sólo paz, bondad y tolerancia.
Por el contrario, contiene intolerancia, hostilidad, violencia,
discriminación, menosprecio e incitación al odio contra los
no creyentes, todo lo cual infringe claramente el nuevo art.
510 del Código Penal español.



LA HIPOCRESÍA reina en los organismos internacionales

Es un fenómeno digno de estudio. La izquierda apoya el islam y trata de justificar las acciones de los violentos adoptando los argumentos de los musulmanes moderados: Los que matan en Siria no forman parte del islam, están excluídos. En lugar de tratarse de sus más rigurosos seguidores, son extremistas que no interpretan correctamente el Corán porque “el verdadero islam es pacífico, misericordioso y tolerante”.

Una frase que ha llegado a convertirse en un lema indiscutible repetido siempre que sucede algo que causa repulsa a la gente civilizada. Sin embargo, el Corán, los hadices y la sunna del profeta Mahoma son tan explícitos que los musulmanes son incapaces de demostrar lo contrario y se aferran al lema pacifista como si lo demás no existiera.

Siguiendo esas pautas de ocultación de que el Corán incita al odio y a la violencia contra los no musulmanes, en el Parlamento Europeo los socialistas, apoyados por las demás ideologías de izquierda, han intentado boicotear una resolución sobre la persecución de los cristianos, a raíz de la matanza de estudiantes en Kenia y a iniciativa de la española Teresa Jiménez-Becerril, del Partido Popular.

A principios de abril, en la Conferencia de Presidentes de la Eurocámara, Martin Schulz, el socialista que preside el Parlamento Europeo, apoyado por los representantes del Grupo Socialista, de la Alianza de los Liberales y Demócratas, y de la Izquierda y los Verdes, pidió cambios en la resolución presentado por la eurodiputada española, especialmente en el título.

Schulz y los representantes citados quisieron cambiar el título del texto presentado por la diputada española, “Resolución sobre la persecución de los cristianos en el mundo”, por el más ambíguo de “Resolución sobre la matanza de los universitarios de Kenia”. De esa forma, el dirigente socialista quería eliminar la referencia a los cristianos y limitarse a un único acontecimiento reciente, en el que “también murieron personas de otras religiones”.

A pesar de que la maniobra era suprimir la referencia a la matanza de cristianos que se viene repitiendo en muchos países y limitarla a un suceso concreto, como si se tratase de un hecho aislado y no especialmente contra los cristianos –con los que se ensañaron en Kenia– el Partido Popular sacó adelante la resolución con el texto original a pesar de la oposición de Schulz y de eurodiputados españoles que se posicionaron claramente en contra.

El presidente del Parlamento Europeo, los socialistas y la izquierda exigieron un cambio de título al texto, pero en la votación se impusieron los populares Después de la votación, el título sobre la “persecución a los cristianos en el mundo” ha obtenido un respaldo mayoritario, con 192 votos a favor, 134 en contra, y 13 abstenciones.

Teresa Jiménez-Becerril y su grupo querían recordar las diversas operaciones contra cristianos en Siria, Egipto, Libia, Nigeria, Irak, Pakistán, etc.- “Hay párrafos y referencias sobre todas y cada una de estas matanzas” y explica que por ese motivo “apostamos por un título que recordara que el 80% de los cristianos son perseguidos en el mundo”. En ese sentido, la eurodiputada ya dejó claro, en una columna de ABC, que era necesario hacer una resolución en el Parlamento Europeo sobre esa persecución.

La maniobra de la izquierda resulta especialmente indecente si no perdemos de vista –como recuerda la diputada del PP– que el 80% de los cristianos son perseguidos en el mundo, una gigantesca persecución mundial que no puede limitarse a un único suceso en Kenia.

El Parlamento Europeo debatirá esa resolución contra la persecución que padecen los cristianos en todo el mundo, pero serán sólo palabras, no sólo todo quedará en palabras sino que esas palabras habrán sido discutidas por la izquierda más vil para que el islam no quede en entredicho.

También la ONU está putrefacta por una ideología que debería haber sido declarada enemiga de la Humanidad. Según afirmó mons. Bernardito Aúza, observador permanente vaticano ante la ONU, nunca se ha mencionado específicamente a los cristianos en el Consejo para los Derechos Humanos de la ONU. Y es que este Consejo está controlado por la izquierda.

«La persecución de los cristianos a nivel global: una amenaza a la paz y a la seguridad internacional» es el título de la conferencia pronunciada el 17 de abril en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York por monseñor Bernardito Aúza. El religioso recordó los duros llamados de Papa Francisco a la comunidad internacional para que «no permanezca muda e impasible» ante crímenes inaceptables. Los mártires de hoy, observaba el Pontífice, «son más numerosos que en los primeros siglos».

Entre 2006 y 2012, afirmó mons. Aúza, los cristianos fueron afectados por persecuciones o discriminaciones en 151 de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas. «Esto indica –subrayó con fuerza– un fracaso colectivo de esta organización internacional, cuyo objetivo es el de salvar a los pueblos y a las naciones del flagelo de la violencia y de las agresiones injustas». Mons. Azúa recordó que «entre 100 y 150 millones de cristianos sufren persecución en el mundo de hoy». Me pregunto qué pasaría si los perseguidos fueran los musulmanes.

El observador permanente del Vaticano ante la ONU recordó que el mes pasado –marzo 2015–en Ginebra, en el Consejo para los derechos humanos de las Naciones Unidas, 65 países –la ONU la componen 193 países– firmaron una declaración para sostener los derechos humanos de los cristianos y de otras comunidades, en particular en el Medio Oriente. «Fue la primera vez en la que se mencionó explícitamente la categoría de los cristianos en el Consejo para los derechos humanos», indicó.

Una declaración que si implica alguna acción de la ONU que deba debatirse, tendría 128 votos en contra frente a los 65 que suscribieron la declaración. Papel mojado, buenas palabras y un nuevo baldón para esa indigna organización que es la ONU, que se mueve por intereses antes que por cualquier otro motivo. Para mayor vergüenza de los países “democráticos”, la declaración en favor de los derechos humanos de los cristianos fue redactada por Rusia, la Santa Sede y el Líbano.

Al día de hoy no todos los musulmanes están practicando la violencia y el terrorismo, ¿pero qué garantía hay de que un musulmán que hoy no practica la violencia no la vaya a practicar nunca? Puede ser que hoy no esté muy preocupado por su salvación por estar ocupado en su vida diaria y no estar en un contacto muy cercano con los islamistas radicales ¿pero si cambia su vida mañana?

El Corán, tal como queda descrito en sus versículos, sigue estando vigente y seguirá influenciando en la vida y el comportamiento de sus seguidores del mismo modo que los interesados en el terrorismo y el radicalismo islámico nunca dejarán de trabajar para que todos los musulmanes se porten como “auténticos musulmanes”, fieles seguidores de las enseñanzas del Corán, cuando sean requeridos. Entonces, los musulmanes moderados de hoy ¿seguirán siendo moderados?

Mientras el Corán no cambie, en ninguna parte del mundo existe la garantía de que los musulmanes moderados van a seguir siendo moderados. Y aunque así sea, ese islam moderado sigue pacíficamente amenazando, penetrando poco a poco en la cultura, leyes y tradiciones de los países que les dieron acogida. Así hasta colonizarlos e implantar el islam, un objetivo de todos los musulmanes por muy pacíficos que sean. ¿Conocen algún musulmán a quien no le gustaría que España fuera totalmente musulmana?

La triste conclusión es que mientras no se reformen las leyes islámicas para anular todo aquello que significa una amenaza para los no creyentes en el islam, la distinción entre “islam violento” e “islam pacífico” es una distinción provisional porque los versículos y preceptos violentos también son de obligatorio cumplimiento cuando se dieran las circunstancias que lo justificasen, así que los calificativos “moderado” y “pacífico” deben considerarse como adjetivos de conveniencia porque el Corán nunca podrá ser reformado.

No olvidemos que se trata de una distinción que reclaman los propios musulmanes moderados porque así interesa políticamente. Nadie puede identificarse con la violencia sin ser rechazado y tengan la seguridad de que si no mediasen intereses diversos, si los gobiernos fueran libres para aplicar las leyes democráticas y los derechos humanos, el islam habría sido declarado contrario a las leyes y derechos humanos internacionalmente reconocidos y tenazmente reclamados pero nunca aplicados y exigidos al mundo islámico, que sigue conviviendo con sus preceptos coránicos en países donde normalmente estarían fuera de la ley. A ninguna asociación se le permitirían unos estatutos que contuvieran las mismas atrocidades que el Corán o que incitaran al odio contra los diferentes como el Corán lo hace.

A partír del próximo 1 de julio 2015, el artículo 510 del Código Penal español penalizará la violencia, el menosprecio y la incitación al odio que emanan del Corán y lo sitúan en el ámbito penal, una situación que parece indudable será ignorada y soslayada por quienes no dudarán en aplicar la ley a cualquier otro infractor. Un Código Penal que para los musulmanes no tendrá consecuencias y que, por el contrario, les defenderá de críticas incómodas e irrebatibles.

Y recuerden, un único Corán para todos los musulmanes. Dicho sea todo lo anterior para recordar una realidad, sin ánimo de incitar a nada que no sea el rechazo expreso y público de todos los musulmanes a esos versículos que nos amenazan.

Eso sí que sería auténtico pacifismo y no hipocresía.

No cuenten con ello.


Leer más »


¿El Estado Islámico mata siguiendo el Corán? – 4ª parte


sábado, 27 de junio de 2015

« SIN COMENTARIOS - Pulsar para comentar»


Ninguna religión ordena cometer estos actos criminales.
Nadie mata en nombre de ningún Dios, excepto en el nombre de Alá.
Si así se hace es porque así está escrito que se haga.

- La incitación al odio es un delito. La difamación también.
Pero cuando se revelan las consignas más crueles del islam
no se incita al odio, sólo se previene contra el mal que nos
acecha usando una legítima defensa a que tenemos derecho.
Tampoco se difama al islam cuando lo que se citan son sus
propias palabras. Son ellos los que amenzan y no nosotros.
Son ellos -su Corán- los que incitan al odio contra nosotros.
Nadie sino ellos mismos incitan al rechazo de sus acciones.
Ni incitar al odio ni difamar al islam es la intención de este
Blog, solamente dar a conocer lo que se oculta con malicia
para aparentar que el islam es sólo paz, bondad y tolerancia.
Por el contrario, contiene intolerancia, hostilidad, violencia,
discriminación, menosprecio e incitación al odio contra los
no creyentes, todo lo cual infringe claramente el nuevo art.
510 del Código Penal español.



VERSÍCULO que discrimina entre creyentes y no creyentes

VERSÍCULO Al Hujurat 49:15 – “Son Mo´min únicamente los que creen en Alá y en Su Enviado, sin abrigar ninguna duda, y hacen Yihad por Alá con su hacienda y sus personas. ¡Ésos son los veraces!”

Este versículo no es un versículo normal como otros que hablan de combatir contra los infieles por Alá, sino aquí hace hace diferencias y discrimina entre los tipos de humanos. Los que creen en Alá y en Su Enviado y los que no.

La palabra Mo´min viene de idioma árabe que significa el humano verdadero y amado por Alá por ser creyente, por no dudar acerca de Alá y Mahoma y por hacer la Yihad por Alá.

Los que no creen en Alá y Mahoma parece que no son verdaderos humanos, presuntamente su vida no tiene ningún valor y han nacido por morir a manos de los musulmanes durante la Yihad. Esta parece ser la mentalidad y la gran discriminación de la religión de la “paz y justicia”.


VERSÍCULO de la enseñanza de la venganza

VERSÍCULO At Tauba 9:36 - El número de meses, para Alá, es de doce. Fueron inscritos en la Escritura de Alá el día que creó los cielos y la tierra. De ellos, cuatro son sagrados: ésa es la religión verdadera. ¡No seáis injustos con vosotros mismos no respetándolos! ¡Y combatid todos contra los asociadores como ellos también combaten todos contra vosotros! Y sabed que Alá está con los que Le temen.

A través del Corán, el islam enseña a los musulmanes a vengarse. No encontramos en ningún sitio del Corán donde se diga que hay que perdonar a los que os hacen sufrir. Nada parecido a poner la otra mejilla. Lo único que dice es combatir, yihad, matar y vengarse.

Este versículo no tiene ninguna novedad y dice lo mismo que se repite, que los musulmanes deben combatir contra los que combatan a los musulmanes. No hace falta solucionar las cosas con amor, negociaciones o debates. Lo que hay que hacer es combatir (hacer la Yihad) y matar directamente.

Imagínese si los musulmanes tuvieran un poco más de poder económico y político en este mundo. ¿Qué pasaría con los no creyentes?

Gracias a el “Corán” Todos los terroristas son musulmanes

Los islamistas siempre dicen para defender su libro sagrado que “No todos los musulmanes son violentos”. Es cierto. No todos los musulmanes son terroristas, ni violentos ni asesinos, pero ¿han notado ustedes una cosa? que no todos los musulmanes son terroristas pero todos los terroristas son musulmanes. ¿Saben ustedes al menos de un atentado terrorista de nivel internacional en los últimos 10 años que fuera cometido por los cristianos o judíos? No hay ninguno. Por el contrario, sólo recordarán algunos de estos, cometidos por musulmanes fanáticos que dicen cumplir lo señalado por el islam:

9/11 Nueva York
07/07 Londres
11/03 Madrid
26/11 Mumbai
Israel: Diariamente. No hace falta ni indicar una fecha
Afganistán: Explotaciones Bombas Suicidios incontables
Iraq: Matanza por los musulmanes en el nombre del santa yihad

Todos estos momentos oscuros de la historia han sido llevados a cabo por los musulmanes que querían ser mártires “para provocar la sonrisa a Alá”. Ellos saben –y así se les ha hecho creer– que matar no es malo para lograr el éxito de la yihad, gracias a la educación coránica que convierte un ser humano en yihadista.

Los islamistas inteligentes que tienen capacidad de manipular al mundo siempre dicen que hay dos tipos de musulmanes. El primer tipo son los musulmanes radicales y el segundo los musulmanes moderados, pero dejen que les aclare una cosa a la vista de un par de versículos:

Todos los que creen en el Corán tienen la misma ideología

Si son verdaderos musulmanes, no existen musulmanes moderados.

Los verdaderos musulmanes respetan el Corán en su integridad y ello incluye la violencia, el odio por razones religiosas y el asesinato. En realidad no hay dos tipos de musulmanes, hay un sólo tipo de musulmanes aunque una parte de ellos no emplee la violencia y nos invada pacíficamente conquistando tierras para el islam, principal mandato del Corán. Un musulmán estrictamente siempre es un musulmán que sigue la educación del Corán, y éste dice:

VERSÍCULO An Nisa 4:56 - A quienes no crean en nuestros versículos les arrojaremos a un fuego. Siempre que se les consuma la piel, se la repondremos, para que conozcan el castigo. Alá es poderoso, indudable.

VERSÍCULO An Nisa 4:57 - A quienes crean en Alá y obren bien, les introduciremos en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos, en los que estarán eternamente, para siempre. Allí tendrán esposas purificadas y haremos que les dé una sombra espesa.

Si los islamistas dicen que ellos son musulmanes moderados y que no creen en la violencia, mienten. En el versículo mencionado antes 4:56 dice claramente y estrictamente que los que no creen o no siguen los versículos del Corán serán castigados y arrojados en el fuego. Y un musulmán nunca quiere ser castigado por Alá. Eso implica que todos los musulmanes deben creer y respetar cada uno de los versículos del Corán a pesar de que unos intenten mantenerse pacíficos y moderados y otros lo disimulen en público.

Pero si respetan el Corán han de creer en todos sus versículos, lo cual significa que también deben creer en los versículos que llevan miles de mensajes del yihad, odio hacia los infieles, discriminación contra las mujeres etc.- Un musulmán nunca tiene opción para elegir cuales son los versículos que quiere seguir y cuales son los que no le gustan y no quiere seguir.

Tampoco puede renunciar a esta religión que le ha sido impuesta bajo pena de muerte. No existe la apostasía y forma parte de una religión con unas normas de obligado cumplimiento sin opción de elegir hasta donde quiere cumplirlas. No obstante, en la práctica, lejos de los países musulmanes más radicales, un musulmán puede ignorar todo cuanto guste del Corán, pero eso no convierte a su religión en pacífica ni a él en el mejor musulmán, el más cumplidor.

El Corán dice en las palabras muy claras que los que no respetan o no creen cada uno de los versículos serán castigados y serán considerados infieles. En esta tesitura, si las enseñanzas del Corán llaman para la violencia contra los no-musulmanes, entonces los musulmanes “verdaderos” no tienen ningún otro opción excepto llegar a ser radicales, violentos y terroristas.

Así que, si por un lado los musulmanes dicen que son verdaderos musulmanes y creen en el Corán y por otro dicen que son musulmanes moderados y no creen en la violencia ¿Cómo es posible? Una cosa y otra no son compatibles.

Tampoco se puede ser medio musulmán cumpliendo sólo una parte de sus preceptos. Naturalmente que existen musulmanes pacíficos, pero a nivel personal, nunca como colectivo. Sólo existe gente pacífica que profesa una religión violenta, así que cuando se habla de una religión de paz no debe generalizarse.

No existe tal religión. Es una parte de sus fieles los únicos que son pacíficos, pero estos parece que no son musulmanes auténticos. Quizás algún día lo sean.

Los anteriores versículos les sacarán de dudas.


Leer más »

Ir Arriba