• Inicio
Cargando...
Un compendio de posibles infracciones de este artículo del Código Penal.

- Pulsar aquí para ver el artículo –


¿En que manos estamos?


miércoles, 1 de julio de 2015



¿Merecemos que nuestra cultura sea gobernada por indivíduos como este?
Pulsar sobre las imagenes para ampliar

Este sujeto con apariencia de musulmán es Guillermo Zapata, el que ha demostrado más de una vez su miseria moral difundiendo públicamente comentarios que lesionan la dignidad de víctimas del terrorismo y la barbarie, haciendo exhibición de una altura moral tan escasa que lo inhabilita para representar a los ciudadanos de bien. Solamente los perroflautas y la izquierda más miserable que lo defienden pueden justificar como un chiste esos comentarios tan indignos.

Gañanes políticos como este, ansiosos de subirse al carro de la casta que tanto critican para asegurarse una paga a costa de los que pagan impuestos –perroflautas excluídos– no pueden llegar a la política bajo la bandera de la ética, la renovación moral y la ejemplaridad.

Semejante fisonomía, fácilmente identificable con la estética musulmana, induce a pensar si Zapata no será uno de esos conversos al islam que mantienen discretamente su afiliación para no perjudicar su “carrera” política, tal como se dice de Gaspar Llamazares. Vaya usted a saber. En cualquier caso, sea o no sea –es libre de serlo– si enseñan esta foto en cualquier lugar del mundo le dirán que es un musulmán, aunque sólo lo parezca por su aspecto. Pero insisto, hablo de apariencia –elegida por él– y no afirmo que lo sea.

Allá él con sus creencias, aunque desde el momento en que ocupa un cargo público hay cuestiones que sobrepasan el ámbito privado y la ciudadanía que va a beneficiarse o sufrir sus decisiones tiene derecho a saber tanto si es musulmán como si odia a la Iglesia o no le gusta la cultura española, así que debería haber una interpelación para que aclarase su identidad religiosa, de forma que los ciudadanos podamos valorar si su gestión es neutral o sectaria y, en definitiva, si va a respetar o diluir nuestras raíces cristianas, una herencia secular y nacional que todo responsable de Cultura debe respetar por encima de cualquier otra influencia. De momento, ha dejado testimonio gráfico de su menosprecio y ánimo de ofensa a los cristianos.

Como todo el mundo, Zapata se viste según sus ideales y personalidad y aunque por el momento su apariencia sugiere interrogantes, en relación con la religión cristiana no caben dudas. En la siguiente foto luce una cruz que contiene una mofeta, en una camiseta cuyo color mierda también tiene su significado. ¿Pueden darse interpretaciones inocentes a ello? Lo que transmite no es otra cosa que la Iglesia y la cristiandad apestan, ese y no otro es el motivo de la mofeta dentro de la cruz y ese es el mensaje de odio y repulsa hacia los cristianos que quiere dar.

Este tipo no tiene arreglo y sus excusas sobre hechos anteriores quedan desmentidas ahora. No respeta nada y no se trataba de un eventual chiste sino de toda una actitud continuada hasta la actualidad, justamente hasta que ha querido comer la sopa boba estatal.


Zapata con las listas de las últimas elecciones que le hicieron concejal.
Luciendo esa camiseta ¿será un ecuánime servidor público de todos?

En la imagen Zapata exhibe las listas de las recientes elecciones que le hicieron concejal. Pero ello demuestra que los despreciativos comentarios por los que ha sido imputado no son cosa del pasado sino que su escasa ética y nulo respeto siguen vigentes.

Zapata ha sido imputado por el juez Santiago Pedráz de la Audiencia Nacional por entender que sus comentarios en Twitter podrían ser constitutivos de un delito de humillación a las víctimas pues entrañan "descrédito, menosprecio o humillación" de las mismas. Este delito aparece tipificado en el artículo 578 del Código Penal, ubicado en la sección “De los delitos de terrorismo”, dentro del capítulo VII - “De las organizaciones y grupos terroristas y de los delitos de terrorismo”. Este artículo 578 dice textualmente:

"El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años.”

Igualmente, el artículo 510 abunda en los delitos de discriminación, odio y violencia contra personas o grupos por razones antisemitas, lo cual afectaría al comentario sobre los judíos. A partír del próximo día 1 de julio entrará en vigor un texto mucho más amplio y restrictivo donde se castigará a quienes lesionen la dignidad de las personas mediante acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito de cualquier grupo o persona por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.

Por su parte, la impresentable ex jueza Carmena, en pocos días ha demostrado la realidad de sus falsas promesas de ejemplaridad y finalmente tendremos que sufragar el sueldo y los gastos de este indeseable protegido por Carmena, a menos que sea condenado. Un hecho irrelevante aún en el caso de que una justicia sectaria no quisiera reconocer los delitos, ya que hay suficientes pruebas de la categoría personal del interfecto, reprobables aunque fuera un humorista profesional y los hechos sean antiguos.

Por su evidente menosprecio y humillación hacia las víctimas del Holocausto y el terrorismo y hacia lo que representa la Cruz, Zapata –además del art. 578 relativo a las víctimas– infringe el artículo 510 del Código Penal por su desprecio a los cristianos, así que se le aplique la Ley sin eximente alguno.

Una triste y utópica exigencia ya que Irene Villa, la víctima protagonista de los insultos denunciados ya se ha manifestado oficialmente otorgando su perdón al presunto delincuente. "Disculpas aceptadísimas y perdonado está", afirma en un loable pero equivocado mensaje. El problema es que cuando el juez Pedráz le tome declaración proximamente y declare no sentirte ofendida, anulará la imputación a Zapata y todo sera gratis.

Si la ofendida no se considera ofendida y el ofensor afirma no querer ofender, el juez Pedráz ya tiene los argumentos para dejarlo todo en casi nada, algo que se veía venir desde que impuso una desorbitada fianza a los denunciantes para evitar que se personasen. Seguimos dando facilidades para que insulten, desprecien y agredan verbalmente desde esa izquierda tan poco respetuosa con los demás que venía a ejemplarizar la política. Mejor el silencio que la benevolencia con quien no lo merece. El buenismo nos pierde.

Muchos estamos hartos de esa izquierda payasa y provocadora, incapáz de convivir respetuosamente y cuya ejemplaridad no pasa del papel y los discursos para ilusionados imbéciles boquiabiertos de admiración y falsas esperanzas de mejora.

Su altura moral tiene la misma profundidad que un charco.



2 Comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja, le ha faltado tiempo para afeitarse la barba. alguien le recomendado que se la quite despues de haber leido este post.

Aver si las denuncias de gotion van surtiendo efecto empezando por que las leyes sean igual para todos.

Enhorabuena por señalar donde esta la basura que nos apesta.

Anónimo dijo...

Y lo del juez Pedraz no ha fallado. Tal como pronosticaba Gotion ha absuelto a Zapata. Efectivamente, Irene Villa se ha equivocado. Menos mal que ella no es la única insultada y puede que alguien reacciones.

Publicar un comentario

Ir Arriba